¡Estamos de estreno! ENVÍO GRATIS en pedidos a partir de 9,95 €

¡Estamos de estreno!

ENVÍO GRATIS en pedidos a partir de 9,95 €

¡Estamos de estreno! ENVÍO GRATIS en todos los pedidos :)

¡Estamos de estreno!

ENVÍO GRATIS en todos los pedidos :)

Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

¿Los pulgones, animales de granja?

Guarda este artículo como favorito

Seguro que recuerdas a la Hormiga Reina de la película “Bichos” con su mascota Aphie en sus brazos. Pues más que como mascotas, las hormigas mantienen a los pulgones como animales de granja.

Esto genera dos problemas en tus plantas, los daños directos de los pulgones y una seria amenaza para los insectos beneficiosos.

Los pulgones son una de las plagas más comunes en huertos y jardines. Atacan tanto a plantas ornamentales (les encantan los rosales), como a las de huerto y frutales.

Normalmente pasan de una planta a otra gracias a que crían hembras con alas que vuelan a otros cultivos para formar una nueva colonia. Pero esta no es la única forma que tienen de llegar a tus plantas.

Las hormigas, de las que todos sabemos que son una de las especies de insectos más inteligentes, crean granjas de pulgones de una forma parecida a las colmenas de abejas para conseguir miel. De hecho, los pulgones segregan una melaza rica en azúcares que les sirve de alimento a las hormigas.

Así pues, llevan pulgones no alados a los brotes más tiernos de las plantas para que se alimenten de la savia y produzcan la rica melaza para ellas de forma continua y segura.

Pero igual que con el ganado donde existe el riesgo de ataques de animales salvajes, los pulgones son objetivo de la fauna útil que habita en nuestros cultivos. Y eso lo saben las hormigas, que protegen su rebaño de los ataques del principal depredador de pulgones, las mariquitas.

De esta forma, los daños originados en nuestras plantas no son solamente los que producen los pulgones al chupar la savia, sino también la reducción de los insectos beneficiosos de nuestro huerto y jardín.

Para evitar todos estos problemas, debes mantener a raya a las hormigas controlando su población con insecticidas específicos. Los antihormigas granulados tienen una formulación especial que hace que las hormigas obreras lleven el cebo al hormiguero, acabando con el mismo en cuestión de un par de semanas.

Tan solo tienes que hacer pequeños montoncitos con el cebo cerca de los lugares de paso de las hormigas. En cuanto lo detecten las hormigas exploradoras, avisarán a las obreras para que lo comiencen a recolectar y llevar al hormiguero.

También puedes proteger tus plantas esparciendo tierra de diatomeas alrededor del tallo principal para evitar que las hormigas suban a ellas llevando encima su rebaño de pulgones.

Ten en cuenta que estás formado una barrera, por lo que es importante que no dejes espacios libres alrededor de los tallos. Y recuerda que esta barrera se disuelve con la lluvia y los riegos, así que tendrás que ir recomponiéndola cada cierto tiempo.

Dentro del surtido de plant&do encontrarás el producto indicado para cada momento. Todos los productos han sido seleccionados por su calidad y facilidad de uso.

Guarda este artículo como favorito

Deja un comentario

Si te ha gustado, compártelo: